El poder de la paciencia. ¿Quién es más grande?

En mi experiencia he podido comprobar que la paciencia es una de las virtudes más difíciles de educar, pero uno de las más grandes cuando la consigues tener. Es ésta la virtud que te puede hacer grande o simplemente una persona, muchas veces, desagradable. El ejemplo, lo pueden leer en este pequeño fragmento de una anécdota que se cuenta de la Santa Madre Teresa de Calcula, que creo todos conocéis su obra, aquí el extracto:

MadreTeresaUn día, la Madre Teresa iba de un lado a otro pidiendo comida para los huérfanos que estaba cuidando. Entró en una panadería para pedir pan para los niños hambrientos del orfanato. El panadero, indignado con la gente que le pedía pan, le escupió en la cara y no quiso darle nada.

La madre Teresa sacó tranquilamente su pañuelo, se limpió la saliva de la cara y le dijo al panadero: Bien, eso era para mí. ¿Y el pan para los huérfanos? El panadero, avergonzado por su respuesta, le dio el pan que le pedía.

En este sencillo relato de esta santa podemos ver muchas cosas y sacar lecciones que nos DSC04515pueden servir para nuestra vida cotidiana. Lo primero que me causa impresión es la sencillez de corazón; ella podría haberle dado muchas explicaciones del para qué estaba pidiendo el pan, después de lo que le paso, intentar convencerle de lo que le había hecho estaba mal y que tenía que arrepentirse, o simplemente podría haberle citado las escrituras condenándole por lo que le había hecho, pero no, la Santa Madre Teresa que hace, se limpia – lo que indica dignidad- y le sigue pidiendo lo que desde un principio había pedido “pan para los huérfanos”. Y de aquí lo segundo, la Santa Madre a podido hacer esto porque estaba centrada en los demás, no en ella misma. Su mayor preocupación eran los niños huérfanos que tenía a su cargo y no su fama o su integridad, estaba centrada en los demás.

Estás dos reflexiones me llevan a pensar, en esta misma situación ¿qué haría yo? Pues lo cierto es que no lo sé, pero pensando un poco seguramente tendería a darle una charla al panadero del por qué lo que ha hecho está mal, cosa que muchas personas tienden a hacer y sobre todo a juzgar estos hechos, sólo pensando en lo ofendido que nos encontramos en ese momento y hacer sentir mal a la otra persona en una especie de DSC02885venganza refugiada en la moralidad. ¿Esto no les suena conocido?, para mí es la actitud de muchos cristianos de distintas confesiones que por creerse perfectos e irreprochables toman una actitud egoísta y de juicio. Por otro lado, la segunda reflexión, me hace pensar en que he centrado mi vida, en lograr méritos personales para ser alguien en la vida, o en conseguir logros para hacer grandes y ayudar a otros. Esta es una línea muy delgada que en muchas ocasiones cruzamos constantemente. La sociedad nos vende que tenemos que trabajar para conseguir ser alguien en la vida y creemos que esto es lo más importante, sin darnos cuenta de que realmente para ser alguien en la vida tenemos que aprender a Amar a los demás, a relacionarnos y cuidar los tesoros que tenemos, como por ejemplo la familia. Cuantas veces nuestro orgullo nos gana y cometemos actos que tienen consecuencias nefastas para las personas que nos rodean y nos justificamos diciéndonos que teníamos que defender nuestro “honor”. Tengamos cuidado con esto, con nuestro carácter, con nuestras tendencias y no permitamos que un acto pueda destruir nuestras vidas.

Les invito a mirar vuestras vidas y ver hacia donde están dirigidos vuestros sacrificios y vuestros esfuerzos, donde está su corazón, donde está la pasión por lo que hacen, es para satisfacer vuestro propio orgullo o es para ayudar a los demás, a las personas que aman. Encontrar una gran diferencia entre una y la otra, viendo que la verdad del éxito está en darse a los demás en todo. Espero les ayude en algo esta pequeña reflexión. ¡¡¡¡¡Me puedes seguir en  Facebook e Instagram y hasta la próxima!!!!!

10 comentarios sobre “El poder de la paciencia. ¿Quién es más grande?

  1. Buenas reflexiones nos traes. Te acabo de leer y me voy a la cama pensando en todo esto que nos cuentas. Desde luego que la paciencia y mantener la mente clara dejando de lado el ego y el yo por encima de todo son una gran virtud. Buena entrada, un saludo ☺️.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s