El milagro de la amabilidad y la paciencia.

Servicio-publico-2Esta reflexión es de algo que me ocurrió en estos días. Lo he visto tan claro, que por eso lo cuento, ya que puede ser de ayuda para otras personas. Siempre nos quejamos de los servicios públicos, la verdad que aún no conozco un país en donde funcionen bien. El porqué de esto, la verdad no lo sé y se pueden decir muchas cosas al respecto, pero no quiero indagar mucho en ello. La cuestión está que, al estar un día en casa, tranquilamente trabajando, como cualquier día, me llega una carta del ayuntamiento de Madrid que me han dado de baja en el padrón municipal. Esto me afecta, ya que necesito la antigüedad para sacarme la residencia permanente en España. Pues que hago, primero tranquilizarme, ya que sabía que tenía que ser un error, puesto que yo había realizado todos los papeleos necesarios para no tener este problema. Me pongo a buscar el justificante de que he realizado la renovación dentro del plazo y no la encuentro, y aquí es donde me empiezo a desesperar. Pero, en fin, ya resignado llamo al número que me dan y la única solución es que tengo que volver a inscribirme y perder la continuidad, además de tener que llenar una serie de papeles que los puedo ir a buscar a una oficina del ayuntamiento o por internet. Como tengo poco tiempo, los busco en internet y, o ¡sorpresa!, la página no funciona. Ya en el colmo del cabreo y la resignación, voy a la oficina del ayuntamiento para buscar los papeles que me piden.

DSC01904De camino a la oficina, que me lo he tomado como un paseo, voy pensando, tengo dos opciones, voy cabreado y les monto una buena por su incompetencia ya que yo había cumplido en realizar los trámites a tiempo, o voy tranquilamente, relajado, pregunto por si hay alguna solución y les trato bien. Voy pensando todo esto y al llegar a la oficina del ayuntamiento veo que la secretaria que me atiende, la que me tiene que dar el papel, además de estar cansada, estaba distraída, por lo que decido, tratar con amabilidad a la pobre señora, que no tiene ninguna culpa de lo que me ha pasado. Ella, a pesar de que me da el papel, me da un número para que me atiendan y pregunte por si hay alguna solución, ya que estaba allí y no perdía nada. Como había poca gente, esperé. Luego, la otra chica que me atiende, también se le ve con cara de cansada y que le han tratado un poco mal, pues le saludo tranquilamente y le cuento lo que me ha pasado, le digo si existe alguna solución y si no, no pasa nada. Me queda mirando y me pide mi documento de identidad, espero un momento y me dice: “aquí aparece que está todo bien, es un error nuestro, dame unos minutos y te lo soluciono”, a lo que le doy las gracias y le regalo una sonrisa, con lo que ella igual contesta con amabilidad y me da las gracias por tratarle bien y no gritarle. Luego al salir le paso a dar las gracias a la señora que me atiende primero, ya que me habían solucionado el problema, y ella se sorprende de que alguien le agradezca su trabajo.

DSC02820Al final, saco de enseñanza, que a veces el cabrearse o tratar mal a las personas no tiene ningún sentido, ya que todos cometemos errores y el cansancio de atender al público y que te traten mal, hacen que muchas veces ellos sean como son. Desde ahora me he propuesto que trataré bien a todas estas personas, sin importar como me traten, en agradecimiento a estas dos mujeres que me ayudaron y me resolvieron un pequeño problema, simplemente porque les trate de una manera diferente. He aquí el poder de la amabilidad y la paciencia. Espero les guste mi anécdota y recuerden que si te ha gustado le puedes dar a “me gusta” o comentar si te interesó el tema o te interesa algún tema en especial. Me puedes seguir en Facebook,   Instagram,   YouTube. Hasta la próxima!!

7 comentarios sobre “El milagro de la amabilidad y la paciencia.

  1. Totalmente de acuerdo rcaulier. Ya se habla mucho de las “neuronas espejo” en las que se fundamentan los principios del aprendizaje imitativo de los primeros años de vida y las actitudes vitales que se maman en las actitudes familiares. Pero se nos olvida demasiadas veces que todos necesitamos sentirnos aceptados y valorados para mantener actitudes positivas, que si miras hacia un lado, no puedes descubrir lo que guarda el otro.
    Y, en suma, que, por regla general, y salvando la inevitable presencia de prepotentes, desaprensivos y estúpidos, suele recogerse lo que se siembra. Sobre todo en la empatía y las relaciones humanas
    Un saludo

    Me gusta

  2. La sonrisa y el trato amable que hiciste son sentimientos positivos con un gran valor y que siempre provocarán una reacción positiva … ojalá nos comportáramos más todos así en nuestra vida diaria…👏👏😃😃

    Me gusta

  3. Amablemente te digo que tu pagina de Facebook no funciona quería seguirte 😥, me gusta tu publicación yo siempre llego tranquilo a cualquier parte sin embargo ahí veces que no entienden por la buena y lo único que queda es reclamar con fuerza para que te den una solución como dice el dicho ” el que no llora no mama”

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s