Doña Prudencia: ¿dónde está usted? (Parte 2)

med160318-900x563Continuamos con el tema de la prudencia, ya que como había comentado en la entrada anterior, la he dividido en 3 partes. En esta hablamos un poco más de las características de la prudencia, como tiene que ser y como hay que actuar, ya que, por mucho tiempo, por lo menos yo, he confundido la prudencia con la comodidad. Espero les guste.

Decimos de la prudencia que, es una virtud de la razón, no especulativa, sino práctica: la cual es un juicio, pero ordenado a una acción concreta. San Juan Pablo II en una audiencia general del año 1978 dice:

El hombre prudente, que se afana por todo lo que es verdaderamente bueno, se esfuerza por medirlo todo, cualquier situación y todo su obrar, según el metro del bien moral.

DSC02653Según esto, se puede decir que la prudencia es, decidida, activa, emprendedora y comprensiva. Es importante aclarar que, “No tenemos que confundir prudencia con cobardía, ni imprudencia con valentía”. El ser prudente no significa tener la certeza de no equivocarse, por el contrario, la persona prudente muchas veces ha errado, pero ha tenido la habilidad de reconocer sus fallos y limitaciones aprendiendo de ellos. Sabe rectificar, pedir perdón y solicitar consejo. La prudencia les hace tener un trato justo y lleno de generosidad hacia los demás, edifica una personalidad recia, segura, perseverante, capaz de comprometerse en todo y con todos, generando confianza y estabilidad en quienes les rodean, seguros de tener a un guía que los conduce por un camino seguro.

Si no tenemos un plan en la vida, si no somos capaces de ver para que estamos aquí, entonces, es lo primero que tenemos que encontrar. La juventud de hoy en día es algo que ha perdido y de ahí es donde le vienen los fracasos y las frustraciones. Por experiencia propia les digo, que cuando perdemos el fin, el motivo por el cual estamos viviendo, es cuando perdemos el norte de nuestra vida y nos sentimos perdidos en un mundo que no ofrece más que dificultades y dolor. Si perdemos el norte, caeremos en el DSC02347mundo, sus complicaciones y dificultades, siendo la única forma de salir de ahí es pasando el desierto del dolor, pudiendo volviendo a recuperar esto que habíamos perdido por imprudentes.

Tengamos siempre presente nuestro plan de vida, lo que nos hace levantarnos por la mañana y salir a la calle. Hagamos girar nuestro mundo en ese plan, dejando espacio a la sorpresa y las aventuras, pero siempre con un fin que sea mayor que nosotros mismo o que nuestras propias apetencias, para ir descubriendo que en la vida lo que importa realmente, siempre estará a nuestro alcance. Recuerda que si te ha gustado le puedes dar a “me gusta” o comentar si te interesó el tema o te interesa algún tema en especial. Me puedes seguir en Facebook,   Instagram,   YouTube. Hasta la próxima!!

6 comentarios sobre “Doña Prudencia: ¿dónde está usted? (Parte 2)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s