El Pecado, una definición formal

DSC02345Mi última reflexión dejé introducido este tema, el del Pecado, pero prometí desarrollarlo en el siguiente pensamiento en la noche. Pues bien, aquí está lo que pienso sobre este tema, y está muy de la mano con el tiempo en el que estamos viviendo, Jueves Santo.

Pecado no es sólo lo que ofende a Dios, sino que también todas esas cosas que nos hacen caer en la desesperación y no nos permite ver a nuestro Padre Celestial como la persona que es, un Padre. La definición más tradicional de pecado es lo que nos aparta de Dios, pues bien, esto que les digo nos aparta de Él. Todos esos pensamientos negativos, el pesimismo, el desánimo, la pereza, nuestros miedos, las ideologías reductivas, la desesperación, etc, nos impiden ver lo maravilloso que puede ser el regalo que tenemos delante, al Padre. Cuantas veces en los momentos de desesperación nos dejamos llevar por los sentimientos que nos embargan o simplemente intentamos luchar con nuestras propias fuerzas. Pues bien, recuerden que Cristo antes de la pasión y después de la última cena se desesperó y estaba tan asustado por lo que tenía que padecer que lloró, pero qué hizo él, se ¿desespero?, se ¿dejó llevar por el mido?, ¿por el dolor?, pues no, se dejó guiar por el Padre y le pidió ayuda.

Se lleva consigo a Pedro, a Santiago y a Juan, empezó a sentir espanto y angustia, y les dice: «Mi alma está triste hasta la muerte. Quedaos aquí y velad». Y, adelantándose un poco, cayó en tierra y rogaba que, si era posible, se alejase de él aquella hora; y decía: «¡Abba!, Padre: tú lo puedes todo, aparta de mí este cáliz. Pero no sea como yo quiero, sino como tú quieres». Vuelve y, al encontrarlos dormidos, dice a Pedro: «Simón ¿duermes?, ¿no has podido velar una hora? Velad y orad, para no caer en tentación; el espíritu está pronto, pero la carne es débil». (Mc 14, 33-38)

DSC02330Yo no sé si se puede llegar a comprender el significado de este hecho tan grande y el cual nos salva, aquí está la salvación. El ejemplo que nos dio Cristo en la cruz, y antes de subir a ella, es la que nos tiene que llenar de esperanza, ya que siempre podemos tener la ayuda del Padre, pero teniendo presente la frase que nos enseñó: “Pero no sea como yo quiero, sino como tú quieres”.

Cada vez que caigamos en la tentación de todos estos pensamientos negativos o actitudes negativas, los cristianos tenemos que pensar que Cristo nos ha venido a salvar mostrándonos con su ejemplo la mejor manera de llegar al Padre y de cómo poder enfrentar esos momentos de dolor o sufrimiento. No nos olvidemos, todo está en el evangelio, y todo lo que ahí dice habla de lo que tenemos que hacer y de lo que espera nuestro Padre celestial de nosotros. En esta semana santa y en el tiempo de fiesta que se nos viene, un tiempo de esperanza, dediquémonos a ver esta maravillosa arma que tenemos para enfrentar las dificultades, esta fe que se nos ha regalado, que está en el evangelio y que aún está por descubrir para cada uno de nosotros. Que tengáis una feliz semana santa y una excelente pascua de resurrección.

Recuerda que si te ha gustado le puedes dar a “me gusta” o comentar si te interesó el tema o te interesa algún tema en especial. Me puedes seguir en Facebook, Instagram, YouTube y ¡¡Hasta la próxima!!

4 comentarios sobre “El Pecado, una definición formal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s