El Ayuno y la abstinencia: ¿De Dónde viene?

fbmiercolescenizaYa llegó el miércoles de cenizas y muchos amigos están preocupados del ayuno y abstinencia que tenemos que guardar los cristianos. Esto creo que está bien, para los que quieren vivir este día y tiempo así, pero siempre he sido un defensor del conocimiento y el hacer las cosas con un sentido mucho mayor que la simple tradición o el cumplimiento de las normas. Por eso que la reflexión de hoy explicaré un poco lo que significa realmente el miércoles de cenizas y después daré mi opinión al respecto.

El sentido que le da la iglesia es por las palabras del evangelio que dice: “vendrán días en que les será arrebatado el esposo y entonces ayunarán” (Mt, 9, 15). Efectivamente, si vemos en la sociedad actual son tiempos en que no encontramos a Dios entre las personas. En la sociedad pareciere que los temas de Dios son anticuados y que más que ayudarnos nos perjudican. Para mí la verdad es otra, ya que han sido justamente estos temas los que me han ayudado a crecer y continuar en mi día a día. Por otro lado, en el Canon del Derecho Canónico se puede leer:

 Canon 1249: Todos los fieles, cada uno a su modo, están obligados por ley divina a hacer penitencia; sin embargo, para que todos se unan en alguna práctica común de penitencia, se han fijado unos días penitenciales, en los que se dediquen los fieles de manera especial a la oración, realicen obras de piedad y de caridad y se nieguen a sí mismos, cumpliendo con mayor fidelidad sus propias obligaciones y, sobre todo, observando el ayuno y la abstinencia, a tenor de los cánones que siguen. Canon 1251: Todos los viernes, a no ser que coincidan con una solemnidad, debe guardarse la abstinencia de carne, o de otro alimento que haya determinado la Conferencia Episcopal; ayuno y abstinencia se guardarán el miércoles de Ceniza y el Viernes Santo.

442baf1c4d7ebf41a4100149dd7884f5--catholic-feDe aquí viene la norma del ayuno y la abstinencia, que si leemos con detenimiento nos están pidiendo que hagamos penitencia y abstinencia. El tema de la abstinencia de la carne tiene sentido en momentos históricos en que difícilmente llegaban a todas las ciudades alimentos variados de calidad, abstenerse de carne significaba pasar el día comiendo verduras o pescado malo. Hoy día los medios de transporte permiten comer cualquier alimento de calidad en cualquier población, y efectivamente la norma de la Iglesia lo permite. Actualmente la penitencia que impone la Iglesia con esta normativa no es la mortificación, sino la obediencia. Lo que cuesta no es abstenerse de la carne, sino obedecer a la Iglesia. Y se debe tener en alta estima la actitud de quienes obedecen a la Iglesia en los actuales tiempos en que se da tanta deslealtad. Esto es lo primero que tenemos que tener presente, ya que los tiempos cambian y tenemos que aprender a cambiar con ellos.

cross.jpgEs por esto por lo que debemos tener en cuenta que, la penitencia en los tiempos actuales, no se debe reducir a lo que se refiere a alimentos. En un mundo en que abundan los medios materiales se puede ayunar de todo lo que signifique consumismo. San Juan Pablo II recomendó, por ejemplo, el ayuno de televisión por cuaresma: “¡En cuántas familias el televisor parece sustituir, más que favorecer, el diálogo entre las personas! Cierto ayuno, también en este ámbito, puede ser saludable, tanto para dedicar mayor tiempo a la reflexión y a la oración, como para cultivar las relaciones humanas” (San Juan Pablo II, Ángelus, 10 de marzo de 1996). Del mismo modo los cristianos podrían hacer ayuno de internet, o mejor aún de nuestras paciones. El hombre de hoy debe abstenerse de muchos medios de consumo, de estímulos, de satisfacción de los sentidos: ayunar significa abstenerse de algo. El hombre es él mismo sólo cuando logra decirse a sí mismo: No.

Practiquemos una abstinencia diferente esta cuaresma. Dejemos de estarle recordando a los demás en que tiempo vivimos y hagamos de todo esto un ayuno y abstinencia real, de las cosas que nos cuestan realmente y que tienen sentido, para dedicarlo no sólo a la oración, sino más bien, en oración dedicarnos a los demás. Espero que les gustase la reflexión y si queréis algún tema en particular ponerlo en los comentarios. ¡Hasta la Próxima!

5 comentarios sobre “El Ayuno y la abstinencia: ¿De Dónde viene?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s