Las Tres Cosas: Parte 1. Lo malo

Navegando por el ciber espacio encontré tres cosas que me llamarón mucho la atención y de ellas e sacado una pequeña reflexión en dos partes. Aquí les dejo, las tres cosas que siempre tenemos que tener en cuenta en nuestra vida:

“Hay tres cosas en la vida que nunca regresan….

El tiempo, las palabras y las oportunidades.

Hay tres cosas que pueden destruirte…

La mentira, el orgullo y la envidia.”

bdrBásicamente, esta primera parte nos habla de las cosas que nunca regresan y lo que nos destruye.

Muchas veces estamos con personas que no valoran nuestro tiempo, nuestras palabras y desprecian las oportunidades que les damos. Es importante dar oportunidades y ser misericordioso, pero las personas que no desean, o no quieren compartir y valorar estas tres cosas, son personas que tenemos que cuestionar si merecen la pena que le demos estas tres cosas que nunca regresaran. Nuevamente digo, es importante dar oportunidades y ser misericordioso, pero también tenemos que aprender a ser misericordiosos con nosotros mismos, ya que no sabemos las personas que podríamos ayudar en el futuro o en este mismo instante en el que estamos entregando, tiempo, palabras y oportunidades, a alguien que no valora lo que le damos. En mi libro favorito, el evangelio, dice: “No deis lo santo a los perros, ni les echéis vuestras perlas a los cerdos; no sea que las pisoteen con sus patas y después se revuelvan para destrozaros” (Mt 7:6).

Continuando con lo que nos dice el proverbio,  encaja muy bien con la segunda parteperfil-masculino-pensando-en-la-mentira de la cita de Mt7:6, ya que nos habla de las tres cosas que nos puede destruir. Ciertamente una persona que no valora lo que le damos es claramente por la mentira, orgullo y envidia. Esto es lo mismo que decir: “no sea que las pisoteen con sus patas y después se revuelvan para destrozaros”.  Cuando la mentira rodea a una persona, esa persona está llena de orgullo y es envidiosa. Pero lo peor no es que lo tenga, ya que todos tenemos un poco de esto, sino más bien, que se deja llevar por el orgullo y la envidia para mantener una mentira. La verdad que cuando veo esto en personas me da mucha pena, pero tampoco puedo luchar contra eso, ya que son las peores vendas que puede tener una persona en los ojos, puesto que cree estar haciendo lo correcto, en la mayoría de las veces. Lo mejor que uno puede hacer es alejarse, estar, pero alejarse un poco ya que uno se da cuenta que poco a poco nos destruye estas actitudes y nos hace caer en lo mismo, siendo quizás esto mucho peor. En todo esto siempre tener presente: no hagas a otro lo que no te gustaría que te hagan.

Depositphotos_30094505_m-2015Por eso, tener cuidado con esto, no permitamos que nos destruyan y tampoco autodestruirnos dejándonos llevar por el orgullo la envidia y la mentira. Lo mejor para esto siempre será la humildad, para reconocer el orgullo y poder vencerle, la verdad para poder vencer la mentira y dejar que nuestro corazón respire, y la generosidad para alegrarnos de las virtudes de los demás, pudiendo ver las que yo tengo y luchar contra la envidia.

2 comentarios sobre “Las Tres Cosas: Parte 1. Lo malo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s