La amistad: Los buenos y malos momentos.

Pasamos la vida rodeado de personas, algunas nos acompañan en distintos momentos de nuestras vidas, pero otras nos acompañan para siempre. A estas personas son las que podemos llamar sin duda amigos. Pero en ocasiones vemos que a los que llamamos amigos nos fallan o cometen errores, o simplemente, cuando más les necesitas desaparecen y pueden decir “no quiero participar de esto”. Todo esto es totalmente legítimo, las personas que están a nuestro lado no pueden estar atadas a nosotros ni tampoco pueden sentirse obligadas, pero una cosa es verdad, si una persona te deja sólo o sola en un momento de necesidad siempre dolerá, pero también te darás cuenta de que esa persona no pertenece a tu Cielo (o lo que es lo mismo, no merece la pena). La historia que les dejo es de Paulo Coelho y creo que es muy clara sobre esto.

“Un hombre, su caballo y su perro iban por una carretera. Cuando pasaban cerca de un árbol enorme cayó un rayo y los tres murieron fulminados. Pero el hombre no se dio cuenta de que ya había abandonado este mundo, y prosiguió su camino con sus dos animales.  La carretera era muy larga y colina arriba. El sol era muy intenso, y ellos estaban sudados y sedientos. En una curva del camino vieron un magnífico portal de mármol, que conducía a una plaza pavimentada con adoquines de oro. El caminante se dirigió a un hombre que custodiaba la entrada y entabló con él, el siguiente diálogo:Imagen relacionada

a.. Buenos días.

b.. Buenos días – Respondió el guardián.

a.. ¿Cómo se llama este lugar tan bonito?

b.. Esto es el Cielo.

a.. ¡Qué bien que hayamos llegado al cielo, porque estamos sedientos!

b.. Usted puede entrar y beber tanta agua comoquiera. Y el guardián señaló la fuente.

a.. Pero mi caballo y mi perro también tienen sed…

b.. Lo siento mucho – Dijo el guardián- pero aquí no se permite la entrada a los animales.

El hombre se levantó con gran disgusto, puesto que tenía muchísima sed, pero no pensaba beber solo. Dio las gracias al guardián y siguió adelante.

Después de caminar un buen rato cuesta arriba, ya exhaustos los tres, llegaron a otro sitio, cuya entrada estaba marcada por una puertecita vieja que daba a un camino de tierra rodeado de árboles. A la sombra de uno de los árboles había un hombre echado, con la cabeza cubierta por un sombrero. Posiblemente dormía.

– Buenos días – dijo el caminante.

– El hombre respondió con un gesto de la cabeza.

– Tenemos mucha sed, yo, mi caballo y mi perro.

– Hay una fuente entre aquellas rocas – dijo el hombre, indicando el lugar. – Podéis beber tanta agua como queráis.

El hombre, el caballo y el perro fueron a la fuente y calmaron su sed. El caminante volvió atrás para dar las gracias al hombre.

– Podéis volver siempre que queráis – Le respondió éste.

– A propósito, ¿Cómo se llama este lugar? – preguntó el hombre.

– EL CIELO.

– ¿El Cielo? ¿Sí? ¡Pero si el guardián del portal de mármol me ha dicho que aquello era el Cielo!

– Aquello no era el Cielo, era el Infierno – contestó el guardián.

El caminante quedó perplejo.

– ¡Deberíais prohibir que utilicen vuestro nombre! ¡Esta información falsa debe provocar grandes confusiones! – advirtió el hombre.

¡De ninguna manera! En realidad, nos hacen un gran favor, porque allí se quedan todos los que son capaces de abandonar a sus mejores amigos…

(Paulo Coelho)

Tenemos que tener cuidado, ya que en ocasiones los amigos nos hacen pasar por momentos difíciles o llevarnos a caminos que no son los más cómodos, y el miedo, el egoísmo o simplemente el hecho que no me gusta el camino que tengo que seguir junto a él, hace que les abandonemos, ya que ese camino no es mejor para MI, para MI existo, para MI bienestar, en el fondo siempre será MI EGOISMO. Intentemos nunca dejar sólo a aquellas personas que en algún momento nos ha tendido la mano o nos ha ayudado en algo, o simplemente es mi amigo y está pasando un mal momento.  Vamos con ellos siempre a la fuente, aunque sea el camino más horrible o que “creemos” nos causará dolor, eso no lo sabemos, ya que también podemos encontrar EL CIELO.

One thought on “La amistad: Los buenos y malos momentos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s